1968: año de la voz de la juventud

Gilda Waldman, Ricardo Pozas y Judit Bokser en el conversatorio sobre el 68. Foto: Montserrat Soriano

Memorar y rememorar el 68 no deja de ser conflictivo. Transcurridos 50 años, 1968 sigue siendo un año que resulta un objeto de estudio complejo para los científicos sociales. Para abordar de una manera más completa los eventos tanto nacionales como internacionales ocurridos durante este año y presentar el número 234 de la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales (RMCPYS), se reunieron Judit Bokser, Leticia Flores, Gilda Waldman, Ricardo Pozas y Eugenia Revueltas en el Conversatorio, Recordar. Conmemorar. Homenajear. Pensar.

Todos los participantes del coloquio, y también plumas sesudas del número de la revista, coincidieron en que 1968 no fue únicamente un año de cambios culturales y sociales para México, sino para la mayor parte del mundo. El movimiento estudiantil que terminó en la trágica matanza de Tlatelolco no fue un acontecimiento aislado, sino estuvo acompañado de otros varios en países de Europa y América Latina, donde miles de jóvenes se alzaron en contra de las injusticias existentes.

El 68 representa, mencionó Bokser, directora y Editora de la publicación, un año en donde el espíritu juvenil estaba lleno de un habitus revolucionario, lo que a su vez traía consigo  un sentido ampliamente crítico, que hacía que pareciera posible un cambio real en la sociedad. Durante este año los estudiantes se convierten en la mayor expresión social y en la población emergente y dominante a lo largo del globo, siempre luchando por los derechos civiles y por la libertad.

“Aunque el 68 concluyó hace medio siglo, no cabe duda de que su legado sigue con nosotros”, afirmó la maestra Rosa María Mirón, jefa de la División de Estudios de Posgrado de esta Facultad, y también invitada la mesa. Sin embargo, justamente porque el legado de este año sigue presente, hoy más que nunca se debe pensar al 68 en toda su diversidad, entendiendo sus causas y consecuencias, para poder alcanzar la justicia por la que tanto lucharon los jóvenes de aquel entonces.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *