La medalla Gabino Barreda: un fruto deseado

Estudiantes de la Facultad galardonados con la medalla Gabino Barreda. Fotografía: Myriam Corte| Gaceta Políticas

Para cosechar frutos es necesario abonar y arar la tierra, sembrar la semilla, regarla, brindarle cuidados y combatir las posibles plagas que obstaculicen su crecimiento para que al finalizar sea producto del esfuerzo, interés y amor que le brindamos.

La medalla Gabino Barreda es un reconocimiento que obtienen los estudiantes por sus méritos y logros académicos. Es otorgada a los alumnos que poseen un alto promedio de calificación al finalizar la licenciatura.

Este año la ceremonia se llevó a cabo el 29 de junio en la Sala del Consejo Técnico de la Facultad, donde los familiares de los galardonados de la generación 2013-2016 aguardaron la entrega de la presea. Abrazos y risas inundaban el lugar.

Lizeth Salazar Morales, estudiante de la carrera Ciencias de la Comunicación; Ángel López Galván, de Ciencia Política; Jésica Roldán Pérez y Adriana Franco Silva, de Relaciones Internacionales, fueron los merecedores de la medalla; Julián Linares Rodríguez, de Ciencias de la Comunicación, quién ya no podrá estar presente, recibió un reconocimiento póstumo.

La directora de la Facultad, Angélica Cuéllar , felicitó a los alumnos por su trayectoria académica, así como a sus padres por su contribución a la misma . Hizo hincapié en el orgullo que generan los jóvenes en la Universidad, el compromiso con el que han cumplido desde que ingresaron a la máxima casa de estudios de México, y las oportunidades que obtiene al estudiar en ella.

Acompañaron a la titular del plantel el secretario general y la jefa de la División de Estudios Profesionales, los maestros Arturo Chávez y Martha Singer, respectivamente, quienes rezaban palabras de aliento a los condecorados al momento de recibir el reconocimiento.

Agradecida con sus padres y las instituciones que forjaron su educación, Jésica Roldán afirmó que “uno aprende y estudia tanto como quiere”, pues no hay límites ni fronteras. Consideró que al ser estudiante se deben realizar sacrificios, consciente de que se obtendrán resultados futuros.

Tras haber cursado su noveno semestre en la Universidad Complutense de Madrid, aseguró que ante este tipo de oportunidades es cuando más se valoran los beneficios de estudiar en la UNAM, la accesibilidad a talleres, a diplomados o actividades, por mencionar algunas. Al mismo tiempo, le resultó una experiencia agradable haber conocido otras culturas, pues existen intercambios de pensamientos y opiniones. “Valoras personas, lugares y vivencias. Te complementa como persona y estudiante”, comentó la galardonada.

Fotografía: Myriam Corte| Gaceta Políticas

Familiares de algunos premiados que se encontraban de viaje o tuvieron compromisos recibieron la medalla en su representación, pero éste no fue el caso de la familia Rodríguez Linares. Su hijo no podrá acompañarlos nuevamente, falleció en un accidente automovilístico el pasado 5 de mayo. La directora Angélica Cuéllar les brindó palabras de aliento al mismo tiempo de dar a conocer los logros de Julián.

Con un promedio de 9.4 y la tesis concluida, sólo faltaba que llegara el 23 de mayo para que pudiera recibir su título, sorpresa que les guardaba a sus padres, quienes residen en Puebla. El Consejo Técnico, directivos y profesores trabajan en el proceso de titulación de Julián Rodríguez para que sus padres puedan recibir su documentación.

De acuerdo con Rebecca González, amiga de Julián, y en palabras de la madre del joven, fue un estudiante dedicado, una persona solidaria y un amigo ejemplar. Contaba con la guía de la doctora María Marván Laborde, del periodista Marco Lara Klahr y del secretario técnico, David Navarrete.

El reconocimiento lo conservarán los padres de Julián, como uno de los resultados que él habría querido cosechar. Mientras, recibieron aplausos de los presentes en la sala, esperando reconfontarles y como muestra de la solidaridad universitaria. No hay palabras, sólo deseos y voluntades.

La Universidad Nacional Autónoma de México y la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales son generadores de visiones críticas y amplias. Los logros de estos jóvenes son efecto de cansancios, desvelos, privaciones propias, dedicación, esfuerzo y amor. De ello quedan como testigos sus padres, familiares, profesores y directivos.

Entre flashes y aplausos sobresalió el destello plateado que los estudiantes sostenían en sus manos, fruto cosechado al final de su licenciatura. La medalla Gabino Barreda es un laurel deseado por más de un estudiante. El médico y político mexicano Gabino Barreda trabajó por el abrigo positivista que promueve la educación en México a través de la ciencia,  y calificó a ambos como motores del progreso. Una medalla que demanda sacrificio y genera satisfacción.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *