Nadie tiene derecho de violar nuestra dignidad, Mireles

Presentación del libro: Todos somos autodefensas, de José Manuel Mireles. Fotografía: Ricardo López| Gaceta Políticas

“Mis amigos y yo solíamos jugar a los apaches y vaqueros, a mis hijos los vi jugar a policías y ladrones, y ahora a mis nietos los veo jugar a los autodefensas y los sicarios”. Con esta frase, José Manuel Mireles Valverde -el doctor Mireles- ejemplificó la realidad que viven las comunidades michoacanas, las cuales han sido violentadas por el crimen organizado.

Médico originario de Tepalcatepec, miembro fundador y activista del Consejo General de Autodefensas y Comunitarios de Michoacán, José Manuel Mireles, reconocido por algunos como un “Zapata” y como una historia viviente, presentó su libro: Todos somos autodefensas, ante un auditorio Ricardo Flores Magón repleto de estudiantes, quienes a su llegada gritaron: “eres un héroe”.

Su obra no narra la biografía de un personaje, sino la de un pueblo y un pasado purépecha. Fue escrito durante el periodo que estuvo en reclusión (2014-2017), acusado por las autoridades de portar armas de uso exclusivo del ejército.

“Fue el último recurso que nos dejaron, entrarle a las autodefensas porque nadie tiene derecho de violar nuestra dignidad”, comentó Mireles y añadió: la situación fue la misma por muchos años, violaciones, extorsiones, secuestros, asesinatos contra un pueblo compuesto de campesinos, agricultores y ganaderos. “¿Qué pasaba cuando llegaban los criminales y te obligaban a ver las violaciones o asesinatos sólo para inculcarte miedo? No pasaba nada y todo quedaba igual.  Por ello, a pesar del miedo, decidimos buscar soluciones a los problemas y no sólo comentarlos”.

Afirmó: “el miedo nunca se nos va a quitar y el valor nunca nos va a llegar; el que muere de miedo muere todos los días, el que no tiene miedo muere una sola vez”. Agregó que el día que los pobladores enfrentaron sus temores descubrieron su grandeza y con ello la defensa de sus pueblos a través de la organización de las autodefensas. Con esta lucha, como se cuenta en el libro, fueron recuperadas 36 regiones de Michoacán en año y medio. “No fue fácil tomar la decisión de morir luchando, el día que lo determinamos el exceso de miedo o la falta de valor fue irrelevante”.

A los alumnos presentes los invitó a defenderse, unirse y a abrir los ojos para lograr que cambien las cosas en toda la nación; “la mejor trinchera está aquí en la UNAM, aquí se preparan los mejores hombres; están en un lugar donde es obligación de los estudiantes prepararse muy bien, analizar lo qué está pasando en el país y salir a cambiarlo”.

No los estoy invitando a tomar las armas, señaló, sino a organizarse y resolver los asuntos que aquejan a la Universidad, a la Ciudad; “ nuestras armas son la verdad, la razón y la justicia, con éstas han caído imperios, dictaduras. El día que tomen la decisión de defenderse aun dentro de sus aulas, el miedo o el valor serán irrelevantes”, subrayó.

Durante la ronda de preguntas reafirmó que las armas deben ser la última opción, el mejor recurso es la organización, pues a través de su experiencia ratificó que sí es posible ganar una revolución, en la cual el papel de la mujer ha sido relevante, ya que hubo muchas que tuvieron más valor que los hombres, concluyó.

Durante su charla, Mireles estuvo acompañado de su coordinadora, Nadia Bernabé, y el profesor Christian Ascensio, del Centro de Estudios Sociológicos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *